Deyverson y Diego Godín dieron una muestra de lo que nunca debe pasar en el futbol a iniciar una guerra de escupitajos cuando el partido entre Deportivo Alavés y Atlético de Madrid llegaba a su fin.


En medio de una discusión tras una falta, el delantero brasileño aprovechó para escupir al defensa uruguayo, que respondió con la misma moneda. Ambos se habían estado provocando durante todo el segundo tiempo. 


El árbitro no vio nada y el partido culminó con Deyverson ofreciendo su camiseta a Godín. Obviamente esto casi desata una bronca, pero al final el conato no pasó a mayores. 


Pésimo ejemplo el que dieron esta noche española...