Por Mario Pasten

AMÉRICA FUE JUSTO VENCEDOR Y SE COMIENZA A ENRACHAR EN EL TORNEO

¡Paternidad! En el Olímpico Universitario, América venció 3-0 a Pumas con anotaciones de Diego Valdés, Cabecita Rodríguez, y Zendejas. El equipo de Coapa fue justo vencedor ante un cuadro universitario que no apareció en todo el juego.

Durante el primer tiempo, América fue completamente superior, controlaba el juego, no salía de la cancha de Pumas y generaba ocasiones de peligro. La primera la tuvo Cáceres con un disparo lejano, el balón se esquinaba pero Julio se estiró para mandar la pelota a tiro de esquina. 

Minutos después, la supremacía azulcrema siguió y con la pierna zurda, Henry Martín mandó un disparo potente que pasó por arriba de la portería de Julio, era cuestión de tiempo para que se abriera el marcador. 

Antes de irnos a descansar, América recuperó un balón mal despejado por parte de Dani Alves, Zendejas la arrastró y habilitó a Henry Martín, la Bomba picó la pelota y pegó en el travesaño, el rebote le cayó a Valdés que solo la tuvo que empujar para poner el primero en el Olímpico Universitario. 

Al inicio del complemento, Pumas buscó el empate y arrancó con mucha intensidad, Salvio se sacó una jugada por la banda izquierda, dejó desparramado a Zendejas y a Lara para después sacar un disparo potente que sacó Ochoa a dos manos. 

Cuando mejor se encontraba Pumas en el campo, otra vez se perdió un balón en el medio campo y en tres toques, Jonathan Rodríguez se encontró mano a mano contra Julio, con la zurda cruzó la pelota para poner el segundo de la noche. 

Para sepultar la pesadilla auriazul, Zendejas agarró la pelota en la media luna se deshizo de tres rivales, y se mandó una volea con la pierna izquierda para firmar el tercero. Un auténtico golazo para coronar la noche azulcrema

Ha sido una semana muy difícil para Pumas, pero si alguien puede cambiar la cara es Lillini y sus jugadores, tienen tiempo para reforzar el barco. Esta derrota contra América es muy dolorosa y a media semana se enfrentan a San Luis, una plaza siempre complicada.