El Tigres de Monterrey decepcionó a sus aficionados este fin de semana luego de caer derrotado en propia casa, 2 goles por 0, ante el Atlas, un juego que además significó ceder la cima de la tabla de posiciones.

Pero si perder en casa es doloroso, lo es aún más cuando el origen de los goles recibidos está bien identificado con nombre y apellidos; y según se lee en comentarios de redes sociales, Tigres tiene su villano.

Nahuel, dos veces villano

Al parecer, los seguidores universitarios le achacan la responsabilidad de ambos goles al guardameta argentino Nahuel Guzmán y en toda red social, se lee cómo le reclaman al arquero por las anotacines recibidas.

Al minuto 31´, el central marcó una falta en favor de los zorros en los linderos del área. Juan Zapata cobró el tiro libre y anotó el primero de la noche; sin embargo, el gol llegó justo en el mismo lugar donde se encontrada situado el guardameta felino.

El tiro fue rastrero, fuerte pero no fulminante,apenas justo para que se le fuera por un costado al experimentado portero; sinceramente parece mentira que se le vaya de las manos un balón así.

La segunda diana para los rojinegro llegó por medio de un conocido de la casa felina, Jordi Caicedo, que al 43´ aprovechó un rápido contragolpe de los zorros para colocar el definitivo 2 por 0.

Este último tanto fue un completo absurdo, mientras Caicedo conducía hacia el arco rival, de pronto aparece Nahuel de la nada, salido del área, sin ubicación alguna; situación que el atacante rojinegro aprovechó para definir como los grandes.

Parecía que estábamos viendo a un novato haciendo sus primeras armas en el fútbol, nadie daba crédito de lo se veía en el terreno de juego, lo de Nahuel era sencillamente impensado, pero estaba sucediendo ahí frente a nuestras narices.

Tras la derrota de Tigres, pasaron del primero al cuarto puesto de la tabla, quedando con 14 puntos luego de 8 fechas disputadas; el próximo juego será el esperado Clásico Regio, el próximo sábado 23 de setiembre a las 9:05 pm.