Por Daniel Figueroa

Después del sorpresivo fallecimiento del ahora ex capitán, Davide Astori, la Fiore volvió a la actividad en la Serie A. Lo hizo al recibir al modesto Benevento. El partido se lo llevaron los de morado por un gol a cero, pero toda la atención estaba con el capi.

Antes de comenzar el partido, la afición le rindió un homenaje a lo grande. Todos se coordinaron para, a forma de tributo, hacerle un mosaico enorme a Astori. Miles de banderas moradas, blancas y rojas se unieron para decir "Davide 13". ¡Enorme gesto de la afición! Para ponerse de pie. 

Pero ese no fue su único detalle. El chaval que ocupó el lugar de Astori en la defensa, se rifó un golazo que significó la victoria de la Fiore. Lo emotivo fue el festejo. El brasileño se fundió con sus compañeros en un abrazo, se levantó el estadio entero entre aplausos. Después corrió hacia la banca, sacó una playera con la imagen impresa del capi Davide, la levantó de cara a la afición. Luego, le entregó a un compañero, y en una muestra de respeto, lo saludó como militar. Honor a quien honor merece.