QUINIELA
LIGA MX
COPA MX
LA LIGA
PREMIER
OTRAS LIGAS
APPS
 
 
Así se vive en las barras de México
Crónica de un ex barrista 
20-02-2017
 
Club América
Crónica de un ex barrista del América
 
A ti y 51 personas más les gusta
 
Crónica de un ex barrista del AméricaClub América

Abraham Juárez | @El_Produ


El siguiente texto fue enviado por @Viyick, quien fuera parte de una barra del América. 


Desde que era niño, todos los domingos prendía el televisor para ver los juegos del futbol argentino, pero no porque fuese muy espectacular o atractivo: lo que llamaba mi atención eran las canchas llenas, reventado en cánticos, bombos, banderas y trapos, algo simplemente espectacular.


Después me enteré que en México, Pachuca, Pumas y América también tenían su barra, que con el paso de los años fueron ganando fama.


Yo vivo en un barrio de clase media-baja en el Cerro del Judío, en Contreras, al sur de la Ciudad de México, donde desde muy chicos, la pasión por ir a una cancha te la inculcan en casa o en la calle. En este caso compartimos afición por el América.


Un grupo de 10 a 15 personas, incluido yo de 11 años, regordete y con voz de niña, formamos un “barrio”, como se les llama en el mundo de las barras.


Y sin saberlo, sin darte cuenta, toda la inocencia que puede tener uno a los 11 años, la pierdes al meterte cada 15 días a una cancha con una barra.


Al principio todo era lindo. Llegaba el domingo, te ponías la playera, te quedabas de ver en la esquina de tu calle y salías rumbo a la cancha trepado en un camión. Llegabas al estadio, colgabas tu trapo y te quedabas ronco alentando a tu equipo los 90 minutos.


Los viajes a otras canchas eran espectaculares.


Ir en carretera, tomando cerveza (sí, desde los 11 años), acompañado de amigos, cantando y saltando en la casa del rival se convertía en un trofeo para la afición. Tu equipo podía salir goleado, pero si en la tribuna la fiesta era de tu lado, te regresabas a casa orgulloso de haber recorrido tanto camino.


Insisto, hasta acá todo bien. Pero llegó el día en que me di cuenta que para un “barra” de verdad, ese estilo de aficionado copiado de Argentina, el fútbol pasa a segundo término. Cuando te das cuenta que esos amigos con los que compartías el gusto de ir a la cancha ya no son los mismos. Que les importa más robar un trapo a la barra rival, o arrebatar su bufanda a un niño a las afueras del estadio. Que las cervezas se convirtieron marihuana, solventes o cocaína. Que festejaban más enseñar una bandera afanada de la otra barra que un gol de su equipo.


En los viajes ya no había charlas amenas, ni cánticos a tu club en el camino; ahora habían palos, piedras y armas por donde cruzaban con otra barra en el camino, o que servían también para asaltar tiendas a mitad de las carretera. Y lo peor de todo es que sabes que está mal, pero con el pretexto de seguir a tu equipo, con los colores de tu club como excusa, te das la libertad de cometer los peores crímenes, sin importar si son barras, familias, niños e incluso mujeres.


Un día, a un América-Monterrey en el Azteca vino La Adicción y llenó esa cabecera como lo hace Pumas; más de 10 mil rayados. Después del juego nos fueron a buscar, con palos, piedras y cuanta cosa se cruzara en el camino. Comenzó la campal más grande que yo haya visto en mi vida. Pero tenía 12 años, a mi no me iban a pegar, ¿o sí? Pues terminé en el suelo, con la cabeza abierta y recibiendo patadas por todos lados. Ese es el mundo de un “barra”.


Claro, como en todo, siempre hay gente que hace el trabajo sucio, y otra más que sin meter las manos, lo coordina.


Referentes. Así se les llama. Ninguno quiere ser llamado líder o cabeza de una hinchada. Lo cierto es que esos tipos son la verdadera cara de la mafia y la corrupción en el fútbol mexicano.


Cada vez que me acercaba a platicar con alguno de ellos, me preguntaba: ¿de qué vivirán? Porque el aficionado normal trabaja toda la semana para poder comprar un boleto, o los más jóvenes le piden plata a mamá o papá. Pero estos tipos se la pasan bebiendo toda la semana y traen la cartera llena de billetes.


Después, “Tano”, el antiguo referente de La Monumental, la vieja Monumental, me explicó y ahora se los cuento a ustedes.


La directiva de los equipos da cierto número de boletaje a sus barras. Gratis. ¿Por qué? Solo por estar registradas como barras oficiales. En el caso del Club América, el boletaje se entrega a 2 barras. La registrada que, es La Monumental, y a la que decidió separarse para “no vivir de la directiva”, que es El Ritual del Kaoz. Cada semana van a las oficinas del Azteca a recibir su fajo de no menos de 5 mil boletos.


Hagamos cuentas.


Vender esa cantidad de boletos, repartirla entre los líderes, lo que le toca a los policías para dejar revender y si le sumas que en Clásicos o juegos de relevancia el precio es 200 o 300 por ciento más, tenemos un negocio redondo para vivir.


Pero, ¿por qué las directivas se prestan a este negocio? Muy sencillo. Las barras funcionan como los grupos de choque en las marchas y protestas políticas. Si algo no les gusta, presionan, empujan, provocan, incitan para poner a la gente, a los medios en contra de directivos, entrenadores y jugadores. En algunos casos, hasta los directores técnicos y representantes han pagado a estos grupos para provocar caos en el seno de un club.


Los referentes de las barras se pasean por los clubes, cada práctica, cada entrenamiento, como buitres, solamente haciéndose notar. Que la gente del equipo sepan que están ahí. Una especie de bullying mental en las instituciones.


Ni hablar de la corrupción con las autoridades. La seguridad de un estadio la paga el equipo local, pero si una barra quiere agredir a otra, basta con que los líderes den una cantidad importante de dinero a los comandantes en turno de la SSP, y en un “descuido” en una calle no cubierta o en un cruce peatonal puedan enfrentar a la otra banda.


La policía también vive del barrismo. Es de todos conocido que hay barras amigas, o lo eran. Como aquella coalición Rebel - Libres y Lokos. Era tanta la amistad que hubo aficionados de Tigres que viajaron a La Bombonera a alentar a Pumas en esa final de la Sudamericana contra Boca, y ni hablar de las fiesta que hacían. Contrataban bandas de rock, cumbia, alcohol, drogas y demás cada que se enfrentaban Tigres y Pumas. Todo auspiciado por nada más y nada menos que por la SSP. Un cabeza de La Rebel trabajó ahí y el contacto y la protección las tenían aseguradas.


Pero a partir de 2006, la FMF prohibió el color en los estadios: no más trapos, no telones, no más tiras y cuadritos de papel para recibir a tu equipo, muchos abandonaron las barras. Claro ejemplo de que a la mayoría de estos grupos poco les importaba el fútbol; iban a una cancha a presumir una insignia, a robar, drogarse y beber. Al bajar la cantidad de barras, los referentes ya no solo vivían del boletaje vendido. Comenzaron a pedir “cooperaciones” para hacer banderas, playeras, cualquier pretexto de aliento y apoyo al club, para seguir viviendo del dinero de los aficionados.


Fue ahí cuando decidí que ya no más. Amo a mi equipo y puedo comprar mi boleto en cualquier parte del estadio y cantar y alentar desde ahí. Adiós a los barrios, a las peleas y a la delincuencia organizada dentro de una cancha.

No puedes usar los colores de una playera para lucrar y vivir del dinero de aficionado.


Poco a poco esos barras de antaño se fueron alejando, como yo. Ahora van a la cancha con su hijo, su familia o solos. Se compran una cerveza y se sientan a ver el juego muy tranquilos, observan de lejos las plateas donde un día se acabaron la garganta, trepados en una reja y saltando de alegría al ver a su equipo jugar.


Hoy en día, lo que queda de las barras, porque eso que vimos el viernes en Veracruz ya no es una barra, se maneja de forma muy arcaica. La mayoría son menores de 20 años, que se juntan cinco o seis horas antes de los partidos, inhalan solventes, toman cerveza y van estúpidamente ebrios arriba de un camión, cantándole a los árboles en camino al estadio, y una vez ahí, hay algunos que ni siquiera entran a la cancha. Van por el simple hecho de beber, de vandalizar, de robar o de pelear. Para ellos, es un triunfo. Para nosotros, es algo bochornoso.


Ahora me pregunto. ¿Son necesarias las barras en México para hacer sentir un estadio? En los ochenta y noventa no existían y había canchas que se sentían como el infierno. ¿Es necesario ir a la cabecera de un estadio para poder cantar, saltar y alentar a tu club? Lo podemos hacer desde cada rincón donde nos toque estar, incluso desde casa.


Acabemos de una vez por todas esté mal. Porque si vamos a copiar algo de Sudamérica, que sea el amor por los colores, la costumbre de ir a un estadio cada juego, de llenar la cancha de tu equipo, pero nunca usarlo como excusa para comportarse peor que animales salvajes.

 
Más historias
Hace 37 mins.
 
22 mil 500 espectadores
La MLS estrenará equipo en St. Louis22 mil 500 espectadores
 
A ti y 1 personas más les gusta
 
Hace 3 hrs.
 
GKS Tychy
Carlos Peña podría ser demandadoGKS Tychy
 
A ti y 6 personas más les gusta
 
Hace 3 hrs.
 
Mexsport
Le colmaron la paciencia a los aficionados y a manera de protesta, tomaron la cuenta de Fidel KuriMexsport
 
A ti y 8 personas más les gusta
 
REGÍSTRATE EN CALIENTE Y TE REGALAMOS $400 MXN
Si apuestas $400 ganas:
Hace 4 hrs.
 
AFP
Iker Casillas todavía no se retira por completo dle futbolAFP
 
A ti y 18 personas más les gusta
 
Hace 4 hrs.
 
AFP
El PSG quiere a dos jugadores del Madrid por Neymar AFP
 
A ti y 13 personas más les gusta
 
Hace 4 hrs.
 
Mexsport
Guillermo Ochoa irá a la banca en la Leagues CupMexsport
 
A ti y 15 personas más les gusta
 
REGÍSTRATE EN CALIENTE Y TE REGALAMOS $400 MXN
Si apuestas $400 ganas:
Hace 5 hrs.
 
AFP
Jürgen Klopp dijo que en los próximos años podría retirarse AFP
 
A ti y 11 personas más les gusta
 
Hace 5 hrs.
 
MEXSPORT
Hirving Lozano a punto de convertirse en nuevo jugador del NapoliMEXSPORT
 
A ti y 24 personas más les gusta
 
Hace 6 hrs.
 
@psveindhoven
Está a punto de confirmarse uno de los fichajes más esperados del Napoli@psveindhoven
 
A ti y 42 personas más les gusta
 
Hace 6 hrs.
 
AFP
La Juve planea un intercambio con el Barcelona donde entraría Ivan Rakitic AFP
 
A ti y 12 personas más les gusta
 
  ¿Tienes una idea para juanfutbol?
  Nombre:
  Correo electrónico:
  Tu mensaje:
  Por favor introduce los siguientes caracteres:
Click to change