David Benavidez está imparable. Tras su contundente victoria por decisión unánime sobre Oleksandr Gvozdyk en su debut en los semicompletos, el boxeador mexicano ha dejado claro que su objetivo principal sigue siendo el peso supermediano y un choque épico con el campeón unificado, Saúl “Canelo” Álvarez.

Benavidez, quien ya se había posicionado como retador mandatario del CMB en las 168 libras antes de su salto a las 175, no ha perdido de vista su deseo de enfrentar al “Canelo”. Así lo confirmó en una conferencia de prensa posterior a su pelea:

“Voy a invocar mi derecho mandatorio (en 168 libras)… es algo por lo que he trabajado los últimos tres años. Esta era una oportunidad perfecta para subir de peso y ganar otro cinturón, pero aún puedo marcar las 168 libras fácilmente”.

Un campeón en dos divisiones

Si bien Benavidez no descarta seguir su camino en la división de los semicompletos, donde espera al ganador del combate entre Dmitry Bivol y Artur Beterbiev para un posible segundo cinturón, su ambición va más allá. Su gran objetivo es convertirse en campeón simultáneo en ambas categorías, una hazaña que lo acercaría a su sueño de entrar al Salón de la Fama del boxeo:

“Quiero ser un peleador que domine las dos divisiones… envío un mensaje más fuerte si vuelvo a 168 y domino esa división, y gano otro título mundial, y luego subo a 175, y defiendo simultáneamente ambos títulos. Esa es la marca de un peleador Salón de la Fama. Esa es mi meta”.

El camino hacia la gloria

Con el CMB como respaldo y la mira puesta en Canelo, Benavidez se perfila como un serio contendiente en el panorama del boxeo. Su talento, determinación y ambición lo convierten en una fuerza a tener en cuenta.

¿Podrá el “Monstruo Mexicano” conquistar sus dos sueños? ¿Logrará unificar títulos y un lugar en el Salón de la Fama? Solo el tiempo lo dirá, pero lo que es seguro es que David Benavidez está dispuesto a darlo todo para alcanzar la gloria.