Una de las cosas que más sorprendieron con aquel Leicester campeón en 2016, fue que cada vez que el equipo se iba con la portería en cero, Claudio Ranieri se rifaba como los grandes e invitaba la pizza para todo el equipo.

Ahora con su nuevo equipo, Fulham, vaya que necesita aplicar su método, ya que en 12 partidos se han llevado 31 pirulos a casa. Es por eso que ya prometió invitar al equipo las hamburguesas de McDonald's.

De lo que sí es consciente es que no es tiempo de pensar en milagros, como con el Leicester, para él, es tiempo de pensar en otras cosas ya que son los sotaneros de la Premier con solo cinco puntos, 

Eso sí, ojalá esté listo para enfrentar las consecuencias en el caso de que ya no acepten más goles, porque en lugar de invitar al equipo a McDonald's les tendrá que pagar el gimnasio y quizá alguna liposucción.