Quiniela
Liga MX
Mundial
LaLiga
Otras Ligas
Podcast
App


En las últimas semanas se han vivido momentos de tensión ante el posible estallido de una guerra entre Ucrania y Rusia, un conflicto que surgió hace un par de años y que no le han encontrado una solución próxima. Aunque no lo parezca, las malas relaciones entre estos países llegaron al mundo del futbol, pero para entender lo que está pasando, es necesario conocer la historia de este conflicto.


Ucrania celebró su independencia en 1991, una vez que la Unión Soviética se disolvió. Pero hasta la fecha, parte de la población ucraniana, la que está más pegada al este del país, sigue diferentes tradiciones rusas, habla el idioma y practica la religión ortodoxa. El hecho de sentirse rusos fue el pretexto perfecto para que Vladimir Putin, gobernador de Rusia, invadiera la Península de Crimea.


Este hecho ocurrió en 2014, gracias a un trato que hizo Putin y Viktor Yanukóvich, presidente de Ucrania en ese entonces. Las tropas rusas tomaron el control de la península ubicada en un punto geográfico importante, pues es la salida de la frontera entre Europa y Asia al Mar Negro.


La población de Kiev no estaba de acuerdo con los sucesos, en la Plaza del Maidán de Kiev comenzaron las protestas, el gobierno ucraniano reprimió a los manifestantes, Yanukovich renunció, y en ese momento inició la Guerra en el Donbás. El conflicto inició en 2014, y desde 2021, las cosas se pusieron más tensas porque Putin movilizó a elementos del ejército en su frontera con Ucrania y el pasado 21 de febrero, reconoció la independencia de estas ciudades y ordenó desplazar sus tropas a esta región.


La madrugada del 24 de febrero, a las 5:00am tiempo de Ucrania, tropas rusas comenzaron a invadir Ucrania, reporteros de CNN informaron que se escucharon explosiones en Kiev. Minutos después, Denys Shymal, ministro ucraniano confirmó la invasión; antes de que detonaran las explosiones, Vladimir Putin avisó que para aquellos que quieran intervenir, “Rusia responderá de inmediato y tendrá consecuencias que nunca antes ha tenido en su historia”. 


¿Cómo ha afectado en el futbol?


La Guerra del Donbás inició en las regiones del este y del sur de Ucrania, específicamente en Luganks y en Donetsk, esta última es la ciudad de donde es originario el Shakhtar, uno de los equipos más fuertes en la liga nacional y con un prestigio ganado en competiciones internacionales. Los rebeldes prorrusos tomaron estas ciudades y las declararon como Repúblicas Populares.


En agosto de 2014, el club notificó en sus redes que el Donbass Arena, estadio donde el Shathkar jugaba de local, sufrió bombardeos en la zona noroeste del recinto. Motivados por estos incidentes, seis jugadores que pertenecían a la plantilla se fugaron en Francia cuando el equipo se encontraba en pretemporada; destacan jugadores como Fred, Douglas Costa y Facundo Ferreyra, actual jugador de Tijuana. Siguiendo con los problemas en el club, a finales del mismo año, obligaron al Shakhtar a salir de Donetsk y de su estadio, el Donbass Arena, por falta de seguridad tanto para jugadores y cuerpo técnico, como para los mismos aficionados.



El club trasladó su centro de operación y entrenamiento a Kiev para seguir participando en la liga nacional y en competiciones europeas. Mientras que sus partidos los jugó como local en Lviv a más de mil 200 kilómetros de los aficionados de Donetsk; después de dominar la Liga Ucraniana ganando cinco trofeos de manera consecutiva, el equipo vio ganar al Dinamo las ligas de 2014-2015 y 2015-2016.


Tras perder los títulos, en 2017 se acercaron a su tierra para ahora jugar en el Estadio Metalist de Járkov, a unas tres horas de Donetsk, el cambio funcionó y lograron cuatro campeonatos seguidos, de 2017 a 2020. En ese último año, vino la pandemia y les dio un nuevo revés, debido a las restricciones, Shakhtar ya no pudo regresar a Járkov, así que para la temporada 2020-21 tuvieron que jugar como “local” en el Olímpico de Kiev, casa de su máximo rival, el Dinamo.


Por otro lado, mientras el equipo saltaba de casa en casa, Rinat Akhmetov, presidente del Shakhtar, decidió utilizar el inmueble como un centro logístico, para distribuir bebidas y alimentos a la población que se encontraba en síntomas de pobreza, de acuerdo con un relato de El País. Pero, todo cambió en 2017 cuando los responsables de la nueva República Popular de Donetsk tomaron las instalaciones y estas actividades tuvieron que suspenderse.


Ahora, después de los ataques del 24 de febrero y la instauración de la Ley Marcial la Liga Premier de Ucrania informó que "el campeonato de Ucrania está suspendido" justo cuando el torneo se volvería a jugar luego del paro invernal. El Shakhtar, que enfrentaba a Metalist en su primer juego de 2022, marcha como líder con dos puntos de ventaja sobre el Dinamo de Kiev.


¿Qué pasó con el futbol en Donetsk?


El Shakhtar no fue el único equipo que tuvo problemas en esta zona, en la misma ciudad, el Metalurg Donetsk, equipo fundado en 1996, y que contó en sus filas con jugadores como Henrikh Mkhitaryan, se declaró en bancarrota en junio de 2015. En Lugansk, el Zorya se tuvo que trasladar a Zaporizhia para jugar de local, ubicado a más de 400 kilómetros de la ciudad de origen del equipo.


Pero, en una región en pleno conflicto, el futbol no puede dejarse atrás, y en Donetsk se las ingeniaron para seguir jugando. En una ciudad tomada por separatistas, el futbol de Donetsk se convirtió en una liga de aficionados y amistosos con Estados no reconocidos por la ONU. 


La vida de los futbolistas en zona de guerra


Para los jugadores que están en la liga desde hace años ya era normal vivir entre la tensión y la incertidumbre de que el conflicto termine de estallar, ¿Cómo será para alguien nuevo en Ucrania?

Claudio Spinelli llegó al Oleksandrias en 2021, y desde la perspectiva del delantero argentino, la situación era tranquila, comenta que sus compañeros hablaban con él para darle cierta paz y él se encuentra bien.


“El club me contactó para venir. Al principio dudé porque no conocía el país, el equipo, la ciudad. Investigué y con mi mujer decidimos venir. La situación está como siempre. No tengo miedo ni nada. Mis compañeros me dan tranquilidad, ellos están tranquilos. Donde vivo yo está todo normal”, comentó Spinelli en una charla con Valentín Torres realizada el 19 de febrero pasado.


Pero, a raíz de la invasión rusa a Ucrania, futbolistas han mostrado su preocupación por la situación. Jugadores brasileños del Dinamo de Kiev y Shakhtar Donetsk se reunieron junto a sus familias para grabar un video en el que piden la intervención del gobierno de su país para salir de Ucrania. Mientras que el jugador uruguayo, Carlos de Pena compartió en su Twitter el mensaje: "La situación es grave y estoy acá en Kiev. Mi familia, gracias a Dios, está en Uruguay. Solo les pido que recen y todo va salir bien".



Por otro lado, hay que recordar la historia de Yaroslav Rakitskiy, jugador ucraniano que era parte fundamental del Shakhtar y del 11 titular cuando Shevchenko dirigía a la Selección. En 2019, la carrera futbolística del defensor tomó un giro de 180 grados al fichar por el Zenit de San Petersburgo, de Rusia. Desde que se hizo oficial su cambio de equipo, no le dejaron de llover críticas, desde jugadores, hasta periodistas y aficionados. Rakitskiy fue excluido de la Selección y se perdió todo el proceso de la Eurocopa, desde la clasificación hasta los partidos en el torneo, aunque no han hecho su retiro de su Selección algo oficial, es más que claro que ya no será contemplado por ningún dirigente de Ucrania para vestir la playera de su país. 


Además, en la Liga Ucraniana también hay presencia mexicana, Jorge Hernández, futbolista mexicoamericano, milita en el Chornomorets Odesa, equipo de la Primera División. El canterano del L.A. Galaxy llegó a Ucrania en enero de 2022, y aún no debuta en la Liga Ucraniana. Al igual que otros futbolistas también se manifestó en sus redes sociales y compartió una publicación con el #StandWithUkraine, que en español significa "Apoyo a Ucrania".

 

La repercusión en los torneos

Para evitar que existan conflictos dentro de la cancha, la UEFA tomó ciertas medidas y en 2014, prohibieron que equipos rusos y ucranianos se enfrenten en competiciones europeas, a nivel de clubes y de selección.


La Selección de Ucrania no se quedó callada con los conflictos y como manera de protesta, su uniforme en la Euro 2020 contaba con un mapa del país incluida la península de Crimea junto a los mensajes “Gloria a Ucrania” y “Gloria a los héroes”. La Unión de Futbol de Rusia mostró su inconformidad, en palabras de ellos, la UEFA “marcó un precedente” al aceptar este diseño. Cuando la camiseta fue presentada por Shevchenko y jugadores, los rusos lo consideraron como una provocación política y al final solo pudieron lucir la frase “Gloria a Ucrania”.


La situación entre Ucrania y Rusia se complica cada vez más y ya empieza a haber repercusiones más fuertes como la suspensión de todas las competencias deportivas en territorio ucraniano, situación que recuerda a otros conflictos bélicos históricos como cuando en Italia, Francia, Alemania e Inglaterra se suspendieron las ligas locales en un par de temporadas por la Primera y Segunda Guerra Mundial; o cuando durante toda la década de los 40, se suspendieron los mundiales.



Por otra parte, la Champions League no se quedó intacta, la UEFA determinó mover de sede la final y de jugarse en San Petersburgo, Rusia, ahora será en Saint-Denis, Francia, el próximo 28 de mayo. Además, el organismo europeo se comprometió a "garantizar el rescate de los futbolistas y sus familias en Ucrania que se enfrentan al terrible sufrimiento humano, la destrucción y el desplazamiento". También, se determinó que los partidos de local de equipos ucranianos y rusos en torneos de la UEFA deberán jugarse en campos neutrales. 


A nivel de selecciones, Rusia se juega la clasificación al mundial en el repechaje de la UEFA, enfrentándose a Polonia en la primera llave, en caso de calificar se podría enfrentar a Suecia o a República Checa. Después de los hechos recientes, las tres asociaciones lanzaron un comunicado acerca de sus posturas de no jugar los partidos en Rusia. "La escalada militar que estamos presenciando puede llevar graves consecuencias y poca seguridad para nuestras selecciones y delegaciones".


Las Asociaciones de los tres países esperan que tanto la UEFA como la FIFA actúen de manera inmediata y presenten soluciones para que se puedan jugar estos partidos que otorgarán un boleto para Catar 2022.


Autor: Mario Pasten

Editor: Carlos Pérez


Copyright © 2022 | juanfutbol