Quiniela
Liga MX
Copa MX
LaLiga
Otras Ligas
Podcast
App



El Mundial 2022 en Qatar será histórico, no solo por ser la edición 22 de una Copa del Mundo o ser el primero en jugarse en un estado árabe, sino porque será el evento deportivo más lujoso que haya existido.


Para que se vayan dando una idea, Qatar es considerado como uno de los países más ricos del planeta Tierra con un Producto Interno Bruto de 175.8 miles de millones de dólares. Riqueza que se demuestra en las obras que se preparan para el Mundial de 2022.


Tan solo el Estadio Lusail, sede de la final mundialista, te deja con la boca abierta. Cuando se termine de construir en este año tendrá un aforo para 80 mil personas, lucirá nueve pisos, un innovador sistema de refrigeración y una estructura que al concluir el certamen se convertirá en un espacio comunitario que incluye colegios, negocios, cafés y hospitales.



Para los partidos mundialistas, este recinto guarda una suite nunca antes vista, llamada Pearl Lounge, el lugar más exclusivo para ver el partido por el título. Se encuentra justo encima de la línea de medio campo y en este espacio podrás disfrutar de un menú gourmet de seis tiempos con opciones a la carta y estaciones de comida; por la bebida ni te preocupes, que habrá una selección de licores premium, champagne, vino, cerveza artesanal o si lo prefieres cocteles sin alcohol, todo este servicio antes, durante y después de los partidos.


La innovación más allá de los estadios


En Qatar el lujo no solo se vivirá en el estadio. Para hospedar a los 1.2 millones de aficionados que se espera viajen al Mundial entre noviembre y diciembre de 2022, el país árabe prepara 16 hoteles flotantes que se construyen en las costas de Qetaifan Island North.


Estos innovadores hoteles necesitan 16 metros de ancho, 72 de largo y cuatro de profundidad cada uno para su construcción que incluirá cuatro pisos y mil 616 habitaciones. Además, así como los estadios, estas obras están pensadas para usarse más allá del Mundial y por eso, una vez que termine el certamen podrán ser reubicados en otras costas.



En Qatar saben que estos 16 hoteles flotantes no se podrán dar abasto para recibir a los turistas, por eso Doha, la capital de Qatar, también cuenta con 40 mil habitaciones en hospedajes de cinco, cuatro o tres estrellas.


Pero, como la innovación no para, en este Mundial se están construyendo aldeas para aficionados. Sí, leíste bien, ¡aldeas para aficionados! Instalaciones temporales con las que se ofrecerá alojamiento tipo glamping a alrededor de 15 mil visitantes más.


Además, al ser Qatar un país muy pequeño -tiene una extensión de 11 mil 571 kilómetros cuadrados- el Comité Organizador planea usar cruceros anclados en el puerto de Doha como hoteles y así tener 20 mil camarotes para hospedar a unas 40 mil personas más.