Es común que los mandatarios tengan preferencia por algún equipo de futbol. En México, Enrique Peña Nieto es aficionado del Toluca. Sus antecesores Felipe Calderón y Vicente Fox eran fanáticos del Morelia y León, respectivamente. En Ecuador, la animadversión hacia Tigres crecerá en próximos días gracias a Rafael Correa, presidente del país sudamericano.


El Presidente Correa es uno de los representantes de izquierda que gobiernan en Sudamérica. Crítico del capitalismo, de Barack Obama y de la política imperialista estadounidense, se ha declarado aliado de Evo Morales (Bolivia), Ollanta Humala (Perú) y de Nicolás Maduro (Venezuela). Esto le ha provocado más de un roce con su colega colombiano Juan Manuel Santos, defensor de la política estadounidense y con su antecesor Álvaro Uribe.


En su despacho, es el responsable de llevar por buen camino a la nación sudamericana. En el estadio, se viste de azul y apoya fervientemente al Emelec, rival de los felinos en la Copa Libertadores.


Para muestra, el siguiente video:

La afición de Correa hacia el Emelec no es algo reciente. De acuerdo con el sitio Emelexista.com, es fanático azul desde que era niño. El ir al estadio con su familia para corear las porras y cantar los goles de los suyos es una costumbre que ha mantenido hasta donde la política se lo ha permitido.


En 2005, siendo Ministro de Economía, acompañó a la barra Boca del Pozo -principal grupo de apoyo emelexista- a un partido en el Estadio Olímpico Atahualpa de Quito. El 14 de julio de 2011 -cuando ya era Presidente- fue nombrado aficionado número 1 del club. Nueve días después fue invitado al palco de la directiva, pero él prefirió -acompañado de 10 guardaespaldas- ir a la zona de la barra asegurando que “desde acá el futbol se vive mejor”.


El mandatario se ha cansado de expresar sus muestras de apoyo. Desde festejar títulos en Twitter hasta recibir a los suyos en el Palacio de Gobierno.


Si Correa no va al George Capwell, inmueble del Emelec, se le ve activo en la red del pajarito. La semana pasada incluso atacó al árbitro y tuiteó con todo el pase de los ‘Eléctricos’ a los cuartos de final del torneo continental.

Pese a ser ferviente fanático del ‘Ballet Azul’, no ha dejado que la rivalidad con el Barcelona de Guayaquil (clásico rival del Emelec) pase de lo deportivo. El 23 de marzo pasado se reunió con los jugadores y el cuerpo técnico de los blaugranas, para reconocerlos por el segundo lugar logrado en diciembre de 2014.

Sin embargo sus muestras de “deportividad” han tenido tintes de apasionamiento. Por ejemplo, el 10 de mayo pasado el Barcelona venció al Emelec en el Clásico de Ecuador. A través de la red social, “Mashi” -como es conocido popularmente- aseguró que “vamos a expulsar a Blanco” en referencia a Ismael Blanco, quien marcó el 1-0 parcial de los blaugranas.

Tiempo después borró los comentarios.


Pero eso no es todo, la semana pasada, tras el 31-0 suscitado en la Segunda División de Ecuador, el mandatario colocó en su cuenta de Twitter un mensaje en el que aseguraba que eso era lo que le esperaba a los equipos que enfrentarán al Emelec, incluido Tigres.