Monarcas recibió al sublíder Pumas en el inicio de la Jornada 10, al final no hubo nada para nadie con esas roscas en el marcador. Los dos porteros se rifaron, pero el más determinante fue Sebastián Sosa con grandes atajadas.

En el primer tiempo vimos la jugada clave del juego, después de una mala salida tuvo una reacción a dos tiempos. Le remataron en la cara, pero logró desviar. El balón siguió su trayectoria y cuando parecía que se metía, con un manotazo la sacó en la línea. Fue la jugada más clara de todo el partido. 

En el segundo tiempo, le ganó un mano a mano con la cabeza a Alustiza que ya se relamía los bigotes para anotar. La lluvia estuvo con todo, supo resolver con buena técnica los intentos de los visitantes sin que se le resbalara el balón. Dio mucha seguridad a su equipo para poder lograr el punto.