TRAS ACUSACIONES DE SOBORNO A UN ÁRBITRO, BENFICA PODRÍA PERDER LA CATEGORÍA

Las Águilas son el equipo más ganador de Portugal, en sus vitrinas cuentan con 37 títulos de liga, 26 de Copa y dos Ligas de Campeones, pero eso poco podrá importar luego de que fueron acusados por protagonizar amaño de partidos tras sobornar a un árbitro.

El diario O Jogo publicó una investigación en contra de Benfica, acusándolo de pagar cerca de dos millones de euros a un árbitro, que de confirmarse, significaría el descenso automático a Segunda División, sin duda un duro castigo.

Benfica fue señalado de sobornar a Bruno Paixao para verse beneficiados deliberadamente en diferentes partidos de la liga. El escándalo surgió cuando los canales TVI y CNN difundieron la noticia de que la Fiscalía y la Policía Judicial de Portugal detectó que la empresa 'Best for Business' recibió del cuadro de Lisboa la cantidad de 1.9 millones de euros y que estos a su vez fueron transferidos en parcialidades al silbante. La compañía es del empresario José Bernardes, acusado en la operación 'Saco Azul', donde habría percibido la millonaria cifra de parte de las Águilas por "servicios de consultoría ficticios", mientras que habría contratado al exárbitro por "un servicio de control de calidad".

Paixao se encuentra retirado de competencias oficiales, pero eso no quita que tuvo múltiples polémicas en su época de árbitro, una de ellas fue la de aceptar dinero de un empresario, aunque negó que fuera de parte de Benfica o con la intención de ayudar a las Águilas.