Tras el altercado que tuvo con su compañero Lucumí, muchos aficionados exigieron que el club tomara cartas en el asunto contra Dayro Moreno; al final así fue y el castigo fue demasiado severo. 

Durante un comunicado, Atlético Nacional hizo de manera oficial que tras el incidente, decidieron terminar el contrato con Dayro Moreno, quien aparte de ese problema, tuvo otros antes, incluso se dice que él fue el culpable del despido de su antiguo entrenador, Jose Almirón.

A Lucumí decidieron darle una suspensión del club, que será de ocho días y tendrá que regresar hasta el próximo 24 de octubre, algo que lo hará perder el buen ritmo que iba tomando poco a poco. 

Ahora el destino del colombiano será una incógnita, pero para como son las cosas, no dudemos que en enero lo veamos en un equipo de la Liga MX.