Por Carlos Flores

EL URUGUAYO PASÓ DE LA GLORIA FUTBOLÍSTICA A RIFAR COMO MESERO EN ESPAÑA

El futbol puede dar mucho a los futbolistas, la cosa es que a veces los excesos también están presentes y si no los controlan, pueden acabar con una carrera o complicar el retiro. Tal es el caso de un exjugador uruguayo que rifó en España y tuvo chance de jugar un mundial, pero ahora trabaja como mesero. 

El Chiringuito se lanzó a ver cómo se gana la vida Darío Silva, quien jugó en Corea-Japón 2002 y ahora es mesero de una pizzería en Málaga, ciudad en la que tuvo más éxito como jugador. Contó que prefería la fiesta y no entrenaba, pero las cosas ya pasaron y no puede cambiar nada. 

Ningún trabajo es malo, juanáticos. Silva sabe que probablemente no tomó el mejor camino, pero se mantiene de lo que hace. Un accidente en 2006 acabó con su carrera futbolística. Darío debutó en Defensor Sporting, rifó en Peñarol, Cagliari, Portsmouth, Espanyol, Sevilla, pero su gran momento se dio en Málaga, que lo llevó a jugar el mundial en 2002.