Por Daniel Figueroa 

Poco a poco, Guido Pizarro fue perdiendo más y más protagonismo, al grado de terminar en la banca, y con cada vez menos minutos de juego. Por si eso no fuera suficiente, ahora resulta que tampoco tiene un lugar seguro en el Sevilla, pues se dice que el club consideraría la idea de negociarlo. 

Resulta que el argentino no es un fijo en el equipo, así como podría irse, podría quedarse. Toda esa incertidumbre abrió la posibilidad de que regrese a la que fue su casa en México, Tigres. Todo iba bien, la afición hasta suspiró del gusto, pero hubo un club que se habría metido en la jugada. Ese equipo es nada más y nada mano que... ¡Boca Juniors! 

Es tanto el interés de los Xeneizes por repatriar al Conde, que su presidente ya se habría puesto en contacto con el presidente del Sevilla. Para suerte de ellos, no les dijeron que no, solamente les comentaron que primero querían contratar a un director deportivo, y entonces, hablarían del asunto de Pizarro. 

“Hablé con el presidente del Sevilla, están buscando y terminando de contratar un nuevo director deportivo y hasta que no pase eso no van a tomar ninguna decisión”.
(Daniel angelici)

Se le vienen días muy complicados al Conde Pizarro. Por un lado tiene la posibilidad de mantenerse en La Liga, por otro tiene la opción de jugar en un gigante del continente como Boca y por último, podría volver al Volcán, lugar donde se fue como ídolo. ¿Que decidirá? Sólo el tiempo lo dirá.