Únete a juanfutbol para compartir y guardar las mejores historias de futbol
Registrate con Facebook
Al iniciar sesión, aceptas los Términos y condiciones y la Política de privacidad de juanfutbol
LIGA MX
LA LIGA
PREMIER
BUNDESLIGA
OTRAS LIGAS
APPS

Nacionalización dentro de un Mundo Globalizado

Por Samuel Dychter 





La globalización es un fenómeno que está presente en nuestras vidas en todo momento. Un día cotidiano puede comenzar al despertar con la alarma de un teléfono celular fabricado en Corea del Sur que utiliza una batería fabricada en Japón para luego meterse a bañar en una regadera elaborada en China. Posteriormente, uno se viste con un pantalón de marca italiana (que quizás fue fabricado en Nicaragua) y una camisa española (probablemente confeccionada en algún país asiático). El día continúa con un desayuno que consiste en un plato de frutas con un plátano traído desde Colombia y una manzana traída desde chile; mientras uno mira las noticas por la mañana en un canal norteamericano desde un televisor de marca coreana. Para continuar el día, uno se sube a un auto alemán (el cual fue ensamblado en México) hasta llegar a su trabajo, una corporación multinacional cuya sede central está en Holanda y en donde uno se conecta en video con las oficinas de Sao Paulo, Buenos Aires y Lima para la llamada semanal del equipo de Latinoamérica. En fin, uno podría seguir, pero creo que el mensaje se ha entendido.


Así como sucede en la vida cotidiana, sucede en el deporte también. Hoy día, el mejor jugador de la liga mexicana de fútbol es francés; país cuyo principal equipo actualmente, el PSG, es propiedad de un grupo inversionista de Qatar y cuya última figura, un jugador sueco (de padre bosnio y madre croata) recientemente fue transferido al Manchester United inglés, cuyo dueño es norteamericano y en donde hace no mucho jugaba el mexicano Javier Hernández, antes de pasar al club alemán Bayer Leverkusen, club propiedad de la multinacional Bayer (corporación famosa por sus “aspirinas”) y que recientemente adquirió a la compañía agroquímica norteamericana Monsanto en una transacción valuada en $66.0 billones de dólares. Monsanto, con sede en St. Louis, Missouri, ciudad en donde hasta hace un año jugaban los Rams de la NFL (su dueño, Stan Kroenke, también es el accionista mayoritario del Arsenal inglés) hasta que se movieron a Los Ángeles, ciudad hollywoodense donde juegan los Lakers de la NBA, equipo que ha tenido como más recientes figuras a Kobe Bryant y Shaquille O’Neal; siendo éste último ingresado hace algunos días al salón de la fama de la NBA junto con Allen Iverson (que quizás pocos lo recuerden pero jugó en el Besiktas turco) y Yao Ming, jugador chino, país de quien, un grupo de empresarios recientemente adquirió al icónico club italiano AC Milán de las manos del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi. Y así, uno podría seguir, pero el mensaje está claro.


Esta globalización ha tenido consecuencias en las plantillas de los distintos clubes de fútbol, en donde en estos días lo más común es ver cantidades importantes de jugadores extranjeros ocupando plazas en los distintos equipos (jugadores que, en opinión de muchos, tapan la salida de jugadores nacionales, pero a su vez fortalecen la plantilla del equipo en cuestión).


Entre muchos otros, un gran ejemplo de esto es el fútbol europeo. A raíz de la integración de la Unión Europea que permite la libre movilidad de trabajadores, así como el ser mercado más atractivo para las contrataciones de las principales figuras sudamericanas y de otras partes del mundo, ha llevado a un número de jugadores extranjeros muy importante en las distintas ligas de este continente. Es así, que es bastante “normal” encender el televisor para mirar algún partido de alguna liga europea y notar que alguno de los clubes que está jugando en ese momento tiene uno, dos o hasta ningún jugador local.


Por poner un simple ejemplo, el pasado viernes 16 de septiembre (día de nuestra independencia) se enfrentaron en un partidazo el Chelsea vs Liverpool. El club londinense inició en sus filas únicamente con un jugador inglés, Gary Cahill quien participó en el campo de juego con 3 jugadores brasileños (David Luiz, Willian y Oscar); dos belgas (Courtiois y Hazard); dos serbios (Ivanovic y Matic); un brasileño/español (Diego Costa); un español (Azpilicueta); y, un francés (Kante); dirigidos todos por un entrenador italiano (Antonio Conte); en un equipo inglés que es propiedad de un multimillonario ruso (Roman Abramovich). Por otro lado, su rival, el Liverpool se comportó de una manera más “nacional”, al contar en su alineación inicial con 5 jugadores ingleses (Milner, Clyne, Henderson, Lallana y Sturridge) acompañados por un jugador belga (Mignolet); un croata (Lovren); un camerunés (Matip); un holandés (Wijnaldum); un senegalés (Mane) y un brasileño (Coutinho); todos dirigidos por un alemán (Jürgen Klopp). Así, en un disputado partido, los conocidos reds terminaron imponiéndose por 2-1.


Sin embargo, y a pesar de esta tendencia a la proliferación de extranjeros en los distintos clubes, es interesante notar que aún existen casos de clubes (pocos y realmente aislados) que se han mantenido fieles a sus inicios y sus tradiciones y a la fecha siguen sin utilizar jugadores extranjeros en sus plantillas. Esto sin duda ha permitido generar una fuerte identidad de los clubes, pero muchas veces a costa de los éxitos deportivos.





Club Deportivo Guadalajara



Las conocidas “chivas”, club que para muchos es el más popular del país (o el segundo, dependiendo a quién y cuándo lo preguntes) y que protagoniza el clásico nacional contra el América, fue fundado en 1906 por Edgar Everaert (curiosamente de nacionalidad belga). En sus inicios fue conocido como Union Football Club y contaba en sus filas con jugadores de distintas nacionalidades (entre ellos belgas, franceses, españoles, etc.). Sin embargo, fue en 1908 cuando se decidió renombrar al equipo como Club Deportivo Guadalajara a manera de generar lealtad con la población de la ciudad (el mote de “Chivas” se adoptaría algunos años más tarde) y fue en ese mismo año donde también se adoptó la política que se mantiene hasta estos momentos de únicamente utilizar jugadores de nacionalidad mexicana en su plantel. Este club que siempre ha jugado con 11 mexicanos en la cancha, es el segundo club más ganador con 11 títulos de liga en la era profesional y definitivamente es un club ha podido generar una identidad nacional muy fuerte. Es claro que el cuadro tapatío compite es desventaja y podría haberse abierto a contratar jugadores extranjeros, pero es muy destacable que siga manteniendo su identidad y que es lo que al final le ha permitido, en parte, generar esa popularidad. Sin embargo, esta identidad y popularidad también requiere de resultados en el campo de juego.


Mantener esta tradición no ha sido gratuito y la carencia de resultados recientes para el club es importante; su último título data del Apertura 2006 (hace ya 10 años y 20 torneos) e incluso en fechas recientes estuvo coqueteando con el descenso, algo que parece haberse desvanecido ya con la llegada al timón de Matías Almeyda.


No es el caso de quien les escribe, pero seguramente el fin de semana pasado hubo alguien vestido con una camisa rojiblanca de marca alemana (Puma), unos jeans italianos, unos zapatos españoles y viendo jugar a su equipo de 11 mexicanos en un televisor coreano.





Athletic de Bilbao



Los conocidos como “Leones de San Mames” se caracterizan también por jugar con puros futbolistas nacionales, pero, este club va más allá y solo utiliza jugadores que provienen del país vasco.


La historia del club rojiblanco (curiosamente su uniforme es muy similar al del Guadalajara) no fue siempre así. Los inicios del club nos remontan a principios del siglo XX, cuando de la fusión del Athletic Club y el Bilbao Club surgió el ahora conocido como Athletic de Bilbao. En ese entonces, el club contaba con jugadores ingleses en sus filas. Fue hasta una disputa en un torneo jugado en 1911, en donde al club se le acusó de utilizar una alineación indebida, que decidieron dar un golpe de timón y cerrar sus fronteras y utilizar únicamente futbolistas de su tierra (el país vasco). Cierto es, que ha habido algunas excepciones que en su momento han levantado polémica como la aparición de jugadores riojianos, jugadores franceses del país vasco francés o jugadores con ascendencia vasca, pero de nacionalidad extranjera.


Bixente Lizarazu, nacido en una localidad del país vasco francés jugó en el Athletic en la temporada 1996-97 y posteriormente fue campeón del mundo con el equipo galo en 1998. El mexicano y “desconocido” Javier Iturriaga (nacido en México de ascendencia vasca) tuvo un paso efímero por el club. Otro caso sonado es la aparición del jugador de raza negra Iñaki Williams (nacido en el país vasco y de padres ghaneses) que ha levantado polémica pero que con su accionar ha logrado callar muchas de las críticas.


Sin duda el club bilbaíno ha sido muy exitoso con un palmarés de 8 ligas (sólo por debajo del Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid), 24 copas del rey (segundo máximo ganador por debajo del Barcelona), y junto con Real Madrid y Barcelona, han sido los únicos equipos que nunca han descendido. Sin embargo, la llegada de grandes figuras internacionales y la disparidad de presupuestos los ha puesto en un segundo plano. Es verdad que cada temporada el club pelea y le da mucha batalla a cualquier que se le ponga enfrente, pero sus últimos títulos tanto de liga como de copa datan ya de principios de los 80s.





El Nacional




El Club Deportivo El Nacional de Ecuador, con sede en Quito, ingresa al futbol profesional ecuatoriano en 1964 patrocinado por las fuerzas armadas de ese país como una respuesta a la gran cantidad de jugadores extranjeros que militaban en otros clubes ecuatorianos y que “detenían” el surgimiento de talento local. Desde entonces, el popular club conocido como el “rojo” o los “puros criollos” utiliza únicamente jugadores nacionales.


El club de la capital posee 13 títulos de liga y es junto con el Emelec el segundo máximo ganador de títulos (por debajo de los 14 del Barcelona de Guayaquil). Sin embargo, y curiosamente al igual que el Guadalajara, su último título data ya de hace 10 años (en el 2006).


A pesar de los éxitos en el campo de juego, así como la identidad nacional que ostenta al jugar con puros ecuatorianos, El Nacional no está dentro de los clubes más populares del país, título ostentado por el Barcelona de Guayaquil, seguido del Emelec y finalmente la Liga de Quito.



REAL SOCIEDAD DE TOCOA




El Club Deportivo Real Sociedad de la ciudad de Tocoa, Honduras, fue fundado en 1988 y juega en la Liga Nacional (la primera división) desde el 2012 (año en que consiguió el ascenso). Desde su llegada a la Liga Nacional, ha sido 3 veces subcampeón, pero sin ostentar ningún título al momento y al igual que el resto de los clubes mencionados en este artículo se caracteriza por utilizar únicamente jugadores nacionales; en este caso hondureños.


OTROS CASOS


El Saprissa de Costa Rica adoptó la política de solo utilizar jugadores nacionales en 2003 (año que fue adquirido por el también dueño de las Chivas, Jorge Vergara); sin embargo, en 2011, Vergara vendió el club y se regresó a la política de contratar jugadores extranjeros.


El Rangers de Escocia, club que, junto con el Celtic, se han encargado de dominar la Liga Premier Escocesa y que es conocido por su afinidad protestante; durante algún tiempo (en los 70s) se rehusó a la contratación de jugadores católicos (corriente de su archirrival Celtic), aunque esta política que ya no se utiliza hoy día. 

Autor: Samuel Dychter

Edición: Santiago Cordera


Copyright © 2017 | juanfutbol
 
  ¿Tienes una idea para juanfutbol?
  Nombre:
  Correo electrónico:
  Tu mensaje:
  Por favor introduce los siguientes caracteres:
Click to change