Hinchadas, cánticos, trapos y bengalas, las primeras referencias que vienen a la cabeza sobre la relación entre los argentinos y el futbol. La historia de los sudamericanos con el balón es mucho más que eso, el odio y las plegarias conviven en el mismo espacio.


Quizás los aficionados más egocentristas, o al menos a los que el mundo reconoce con ese adjetivo, son los argentinos. Seguramente en este Mundial de Rusia estarán apoyando a Messi, lo querrán ver con la Copa en las manos. Y como siempre, estarán orgullos de su selección. Aquí algunos argentinos célebres que aman y odian. 






Papa Francisco 


Cuando Jorge Mario Bergoglio fue elegido como el papa 266 de la iglesia católica, el club argentino San Lorenzo también festejó. Uno de sus seguidores más fieles dirigiría el Estado del Vaticano.


A partir de ese momento el lenguaje religioso sería otro, el papa Francisco predicaría con el sermón del futbol. "Les pido que recen por mí, para que también yo, en el campo en el que Dios me puso, pueda jugar un partido honrado y valiente para el bien de todos nosotros. Cuando se suda la camiseta, tratando de vivir como cristianos, experimentamos algo grande"






Ernesto "Che" Guevara


"Hasta la victoria siempre", su frase más famosa podría ser el grito de guerra de cualquier partido de futbol. Era un luchador social, político, escritor, periodista, médico pero también gustaba de los deportes.


"Cuando descubrió la existencia de Rosario Central, un club de la ciudad donde él había nacido, adhirió fervorosamente a su divisa. A partir de ese instante le encantó que le preguntaran '¿De qué cuadro sos?', porque le daba la oportunidad de responder con cierta altivez: 'De Rosario, de Rosario Central . Yo soy rosarino'. No tenía la menor idea sobre esa ciudad ni había visto jamás a su equipo, pero él era rosarino y defendía su identidad...", escribió Hugo Gambini, biógrafo, en su libro El Che Guevara los inicios de la relación de Ernesto Guevara con el futbol.






Jorge Luis Borges


Uno de los escritores más destacados del Siglo XX, autor de El Aleph, declaró su odio al futbol después de haber presenciado un Argentina vs Uruguay del cual escapó durante el descanso.


"Yo no entiendo cómo se hizo tan popular el futbol. Un deporte innoble, agresivo, desagradable y meramente comercial. Además es un juego convencional, meramente convencional, que interesa menos como deporte que como generador de fanatismo. Lo único que interesa es el resultado final; yo creo que nadie disfruta con el juego en sí, que también es estéticamente horrible, horrible y zonzo. Son creo que 11 jugadores que corren detrás de una pelota para tratar de meterla en un arco. Algo absurdo, pueril, y esa calamidad, esta estupidez, apasiona a la gente. A mí me parece ridículo".






Joaquín Salvador Lavado (Creador de Mafalda en entrevista con Rodolfo Braceli en 1997)


Existe alguna ilustración en la que Mafalda se balancea sobre un balón. Esa imagen podría dar la equivoca interpretación de que a su creador Joaquín Lavado, mejor conocido como Quino, gusta del futbol. Todo lo contrario, lo aborrece.


"La energía que se escapa en las canchas la gente debiera invertirla en la lucha por mejorar la realidad. A los argentinos les atrae el futbol por la misma razón que no les atraen las cosas verdaderamente importantes"


–Quino, ¿Cómo supone que seríamos los argentinos si nos quitaran el futbol?


"Seríamos como los mexicanos, manito. Andaríamos a los tiros, lo cual no sería del todo aburrido".






Gustavo Cerati


Cerati entregó su amor a la música, pero guardó un poco para el futbol. “Soy de Racing, pero tengo poco futbol. Tuve mucha decepción en un momento, ojalá nos recuperemos”, dijo en una entrevista en 1993. Como el romance que primero encandila y luego roba las ilusiones.


Cerati se había frustrado con los nulos logros de su equipo, sin embargo como todo buen amante del futbol, en 2001, con la obtención de un campeonato se reconcilió. Arriba de un escenario con la guitarra en mano le pidió perdón y se volvió a declarar hincha de La Academia.






Eva Perón


La que hoy conocemos como Supercopa de España tiene como antecesora a la Copa Eva Duarte, vigente de 1947 a 1953, precisamente porque fue la esposa del dictador argentino, Juan Domingo Perón, quien donó el trofeo para conmemorar la visita del San Lorenzo de Almagro a España y Portugal.


En aquel entonces se enfrentaba el campeón de Liga al ganador de la Copa del Generalísimo. El primer club en obtenerla fue el Real Madrid; Barcelona la conquistó en tres ocasiones y a la historia se suman los títulos del Atlético de Madrid, Athletic de Bilbao y Valencia.


La Copa vivió tan sólo un año más tras la muerte de Eva Duarte y fue hasta 1982 cuando se retomó el formato de la competencia.


Impulsora del sufragio femenino, Eva luchó por los derechos sociales y laborales, dirigió una fundación que colaboró con la construcción de hospitales, escuelas y viviendas. Su labor fue inspiración de películas, obras de teatro y novelas. 




Autores: Ana Cruz Manjarrez y Llanely Rangel

Ilustrador: Jaza


Copyright © 2018 | juanfutbol