América no es un gran negocio para Televisa
Por Ivan Pérez
VER TEXTO
A mediados del 2013 un hombre con una fortuna superior a los 3,100 millones de dólares gritaba ferozmente el título de su equipo. Emilio Azcárraga Jean, dueño de Televisa -una de las empresas más importantes de comunicación en Hispanoamérica- festejaba con el torso desnudo bajo una ligera lluvia el campeonato del América, el club que le heredaron y que las dos generaciones anteriores (la de su abuelo y padre) lo hicieron uno de los más populares de México.

¿Por qué Emilio, acostumbrado a que su empresa facture más de 5,500 millones de dólares al año, festeja tan pasionalmente un negocio que le genera pérdidas?

Televisa es una compañía que gana dinero con la generación de contenidos para televisión, forma parte de la industria editorial, de cable y telecomunicaciones, de publicidad, y en todas estas divisiones hay casi siempre resultados positivos. Pero uno de los pocos “business” que le han ocasionado más pérdidas es el de la operación de su equipo: el América.

Bajo el mando del medio de comunicación, las Águilas han logrado 11 títulos de Liga y dos copas Interamericanas como sus éxitos más importantes, pero de utilidades muy poco; apenas puede presumir que el año pasado el club le trajo buenas noticias, pero se había hecho una costumbre que no ocurriera así.

Incluso en este 2014, según reportó Televisa a la Bolsa Mexicana de Valores, las noticias no son buenas. Durante el primer trimestre de este año, la compañía informó a la BMV: “Tenemos mayores costos en nuestro negocio de futbol” y para el segundo trimestre relató “una disminución en los ingresos como resultado de una menor venta de boletos”.
El 22 de julio de 1959, Telesistema Mexicano (antes de cambiar de nombre a Televisa) adquirió el club América y el dueño, Emilio Azcárraga Vidaurreta, dijo tras la operación: “Compramos (al club) porque nuestra meta es conseguir la sede para México del Mundial de 1970. Si no estamos dentro del futbol no podremos hacerlo. Yo no sé nada de futbol, pero me han dicho que el mejor directivo es Guillermo Cañedo, que el mejor técnico es Ignacio Trelles y que los mejores jugadores son argentinos y brasileños. Sobre esa base voy a construir al América del futuro”, según relata el historiador Carlos F. Ramírez en un artículo titulado “En el América nadie es leal con el equipo”.

La empresa reportó en este segundo trimestre del año (abril, mayo y junio) que las Águilas apenas habían recaudado 491,000 pesos en venta de boletos, una sexta parte de lo que recibe mensualmente su delantero Oribe Peralta.

Televisa al ser dueño de la franquicia, no paga por los derechos de televisión del equipo, pero eso significa que América tampoco ingresa nada, por lo que todo llega por los patrocinadores con quienes ha mantenido relaciones comerciales extensas, como la que tiene con Nike desde el año 2000, que le han confeccionado más de 25 diseños de uniformes. Pese a las buenas relaciones comerciales con marcas importantes, en el informe anual de finanzas 2012 de Televisa se leía: “Una menor pérdida del segmento operativo en nuestro negocio de futbol”.

De acuerdo a datos proporcionados por Mxsports, una institución como las Águilas necesitan entre 300 y 350 millones de pesos para operar anualmente. Estamos hablando que aproximadamente en los últimos 10 años esta cifra ha ascendido a casi 3,000 millones de pesos (223 mdd). La compañía de Chapultepec 18 logra ingresos por la publicidad de sus partidos por televisión, pero ese dinero no entra directamente vía el club.
Exportación, una ventana para ganar dinero

América le dio en los últimos dos años a Televisa, en términos financieros, las mejores noticias de su historia: recibió por venta de jugadores al extranjero más de 37 millones de dólares, jamás el club había facturado tanto por vender el talento que tenía.

Las tres transferencias más alta del club hacía otro equipo son entre el periodo 2013-14 y 2014-15. Christian Benítez, quien falleció mientras se encontraba en Qatar, ha sido la venta más grande en la historia de las Águilas. Dejó en caja 14.7 millones de dólares.

De acuerdo con el reporte financiero 2013 de la empresa, consultado por juanfutbol, “el negocio de futbol se benefició de transacciones de jugadores. Un cambio de pérdida a utilidad”.

América ha sido un símbolo para Televisa y le otorga algunas “ganancias”, como que en cualquier sitio del país hay aficionados del club, le ayuda como marca a la empresa y en sus campañas de responsabilidad social. Las Águilas quizás no aportarán demasiado a las arcas de la empresa, a veces nada, pero el equipo le da beneficios intangibles y seguramente pasionales, como para que el dueño decida festejar sin camisa y se transmita a nivel nacional todo lo que hace en la cancha del Estadio Azteca.
santi
Santiago Cordera
Si el Club América no es un gran negocio para Televisa, no quiero ni pensar el esfuerzo que significa para la Universidad de Guadalajara mantener a su equipo en Primera División. Nos quejamos de la multipropiedad en el balompié nacional y rápidamente salen los defensores de la Liga MX y de la Federación Mexicana de Futbol para decirnos que estamos equivocados, que la multipropiedad debe existir porque no hay otros empresarios, televisores, o ricos, que quieran invertir en un negocio que no es rentable. ¿No es rentable?, nos preguntamos, porque no lo sabemos.

En el balompié nacional no hay transparencia en cuanto a la economía de este negocio. Hacienda no hace públicos sus ingresos y egresos. Tampoco los dueños de los mismos. No es fácil saber de dónde provienen las pérdidas, en gran medida por eso consideramos importante hacer este reportaje, porque cualquier podría pensar que el América es un negocio redondo para Televisa pero la realidad es muy diferente. El capricho de la televisora de mantener a sus Águilas no radica en la entrada de billetes, sino en su significado, es un símbolo representativo que de vez en cuando otorga ganancias, ofrece beneficios intangibles, y mantiene viva la pasión de una afición que se siente amada y odiada por igual.

Twitter

@santicordera